Si quieres a tu mascota, seguro que alguna vez has pensado lo mal que te sentirías si se perdiera, ¿verdad? En España se extravían al año miles de animales de compañía, especialmente perros y gatos. Continuamente vemos en la calle y en los muros de Facebook anuncios sobre mascotas perdidas. Avisos en los que, demasiadas veces, aparece la temida leyenda: "no tiene microchip". ¿Por qué esa aclaración? Sencillo: porque cuando alguien encuentra un animal perdido lo primero que suele hacer es intentar averiguar los datos de su propietario. ¿Cómo?: Leyendo el microchip.

¿Qué es un microchip?

El microchip que se implanta en los animales de compañía es un diminuto dispositivo electrónico que se coloca bajo la piel del animal por medio de una aguja. Su introducción en el cuerpo del animal es indolora, el dispositivo no se aprecia a simple vista ni se percibe al tacto, no se desplaza por el organismo y, muy importante, no produce en el animal ninguna molestia, irritación, dolencia o enfermedad.

microchip

Los microchips son sumamente resistentes, no se estropean aunque el animal sea muy activo. No necesitan pilas ni recargas y duran toda la vida del animal y mucho más (la duración media de este tipo de dispositivos es de 75 años). El microchip tiene una alta capacidad de almacenamiento de datos, aunque los que suele incluir son muy básicos: nombre del propietario de la mascota, dirección y teléfono de contacto. Esta información se registra en la base de datos de registro de animales de compañía de la Comunidad Autónoma donde residas. Los datos alfanuméricos que contiene el microchip se leen con unos dispositivos especiales muy parecidos a los escáneres de etiquetas de las tiendas, son los lectores de microchip que tienen todos los veterinarios, la policía y las Asociaciones y Protectoras de Animales. Un último dato: colocar un microchip a tu mejor amigo no es exageradamente caro. Depende de la Comunidad Autónoma y de si se lo coloca un veterinario o una Protectora, pero su precio oscila entre los 20 y los 30 €. Si tu mascota vive 15 años, el microchip te habrá costado como mucho 0,005 € al día ¿no es demasiado verdad?

El microchip es obligatorio en los animales de compañía.

Por el momento, la reglamentación sólo contempla como "animales de compañía" a los perros, los gatos y los hurones. Todas las comunidades autónomas españolas obligan a la implantación de microchip de los perros y algunas, las más concienciadas, extienden esta obligatoriedad a los gatos y los hurones. Las multas por no identificar correctamente a tu mascota dependen, también, de la reglamentación autonómica, pero oscilan entre los 300 y los 2000 euros. Un dato importante: si sueles - o quieres - viajar con tu mascota fuera de España el microchip es obligatorio. Tienes toda la información en los artículos de Mascotea "Documentación necesaria para viajar con perros por Europa" y "Documentación necesaria para viajar con gatos por Europa"

El registro en las Comunidades Autónomas

Una de las principales desventajas que encontramos en el microchip es el registro de sus datos. Actualmente - y a pesar de numerosas reclamaciones de las Asociaciones Protectoras de Animales- no existe una base de datos única que, a nivel estatal, almacene los datos de contacto de los animales registrados. Hoy por hoy, prácticamente todas las Comunidades Autónomas cuentan con una base de datos propia, una base que, en ocasiones, comparten a través de la llamada REIAC, la Red Española de Identificación de Animales de Compañía.

Muy importante: la actualización de los datos. Según la normativa, los propietarios de un animal de compañía deben comunicar al registro de su comunidad autónoma cualquier cambio de los datos personales: diferente propietario, cambio de domicilio o teléfono, fallecimiento del animal…

Lamentablemente la prisa del día a día o la pena cuando perdemos a nuestro amigo especial, provoca que nos olvidemos de hacer este trámite. Verificar que los datos son correctos es sencillo, tu veterinario tardará un minuto en leer el microchip así que, en la próxima visita al veterinario ya sabes: apúntate pedirles que verifiquen los datos del microchip de tu mascota. ¿Te acordarás?

En resumen:

Tener el privilegio de compartir tu vida con un animal de compañía conlleva una serie de obligaciones: alimento, aseo, cuidado de su salud, amor y, muy importante, protección. El microchip protege a tu mascota y puede salvar su vida. Si compartes esta opinión, por favor, comparte este artículo. ¡Gracias mascotero!



  Sobre el autor

Marta Barrero

“Se puede vivir sin perro, pero no merece la pena” es una de las máximas de Marta Barrero, nuestra redactora especializada en formación, comunicación y publicidad.

  Anuncio

Adiestramiento de perros en Madrid

  Anuncio

  ¡Síguenos!

  Anuncio

  Anuncio

Asociación sin ánimo de lucro para el rescate y protección de galgos