Esta semana los medios de comunicación han difundido la noticia del "lanzamiento al mercado" del "Cava-poo-choon", una nueva raza de perro - no reconocida oficialmente - creada específicamente para que el animal parezca un dulce cachorrito durante toda su vida. ¿Avance tecnológico? ¿Estupidez mercantil? ¿Regalo para navidad? ¿Atentado contra los derechos de los animales? 

La fuente de la eterna juventud:

cava-poo-chon

El Cava-poo-chon es una mezcla genética de varias razas consideradas como "mini" o de "bolsillo": Caniche, Bichón Frisé, Cavalier King Charles Spaniel y, según algunas fuentes, unas "gotas" del precioso Poodle miniatura. Un cóctel de adorables perritos pequeños, con rasgos de bebé, hipoalergénicos, dulces y amorosos, ositos de peluche listos para abrazar. El resultado de esta mezcla explosiva - no podemos negarlo - es una auténtica preciosidad que, además y según sus criadores, nos alegrará la vida durante más de 20 años. Para más INRI, si así lo decide y lo paga el comprador, la "fábrica" le creará un cachorro a la carta: longitud de pelo, color de ojos… Sí, lo que lees. Y, otra característica vendible más: esta pequeña mascota es muy inteligente y tiene un carácter dulce, muy apropiado para colaborar en trabajos de terapia en hospitales y residencias para mayores. ¿Quién se puede resistir? Bueno, quizá los muchos de nosotros que no tenemos esos 3.000 o 3.500 € que cuesta cada ejemplar o, también, los amantes de los animales que no comprenden el sentido de jugar a ser dioses…

Los creadores y la creación:

La moda de tener perros pequeños y "achuchables" no empezó ayer. Ya desde mediados del siglo XX los medios de comunicación potenciaron la venta de razas mini o "de bolsillo" como el Bichón, el Pomerano o el valiente Lhasa Apso. Los creadores del Cava Poo-Choon - el matrimonio Rogers, de Arizona - se dieron cuenta de esta tendencia del mercado y se pusieron manos a la obra: investigaron, eligieron lo mejor de cada pequeña raza y, tras muchos experimentos fallidos (con resultado de sufrimiento y muerte de cientos de perros) nació el pequeño Cavapoo. ¿Quién se puede resistir? Bueno, quizá los muchos de nosotros que no tenemos esos 3.000 o 3.500 € que cuesta cada ejemplar o, también, los amantes de los animales que no comprendemos el sentido de jugar a ser dioses…

Más perros híbridos:

El Cavapoo no es la primera - ni será la última - de las razas híbridas creadas artificialmente por el ser humano. Ya desde mediados del siglo XX numerosos investigadores y criadores de mascotas decidieron experimentar a cruzar razas con un objetivo muy loable: minimizar o eliminar ciertos defectos genéticos que tenían algunas razas puras. 

cava-poo-chon

El tema es polémico: los detractores de esta tendencia apuntan que las razas híbridas o de mezcla pueden tener más defectos congénitos que sus propios progenitores, un carácter más inestable o violento, una mayor tendencia a sufrir enfermedades de las llamadas "raras". Los que apoyan la investigación y la mezcla destacan sólo las ventajas: perros libres de enfermedades genéticas mortales, de carácter más estable, con una mayor esperanza de vida… ¿Quién tiene razón? Los ejemplos de perros de mezcla son muchos, aunque quizá el más conocido y querido sea el "Labradoodle": Labradoodle: Invento del australiano Wally Conron en los años 70. Mezcla de Caniche y Labrador Retriever ideada para crear perros hipoalergénicos y de carácter dulce. Es decir: mezclar las características hipoalergénicas del pelaje del caniche (no produce alergia a los seres humanos) y el carácter tranquilo y obediente del Labrador, el perro más inteligente del mundo según la mayoría de los criadores.

¿La cara?: Un dulce perro sumamente inteligente que además de "no dar alergia" es perfectamente capaz de trabajar en residencias, hospitales, colegios y residencias como mascota de terapia y compañía. ¿Éxito comercial?: Rotundo. ¿La cruz?: La mezcla genética produce cachorros de muy diversas características en cuanto a tamaño final, color, tipo de pelaje… es decir: carecen de puntos de referencia para los estándares oficiales, no "son de raza", algo muy importante para muchas personas. Otra característica más negativa todavía (según nuestro humilde punto de vista) es su delicada salud. El Labradoodle es un perro muy proclive a padecer problemas oculares - atrofia de retina - y también a sufrir la temida y dolorosa displasia de cadera.

En resumen: habrá defensores y detractores de Cavapoo. Quizá jugamos a ser dioses con otros seres vivos que merecen respeto, quizá sólo aspiramos a conseguir la mascota perfecta. ¿Opiniones? Para todos los gustos. ¿Cuál es la tuya?



  Sobre el autor

Marta Barrero

“Se puede vivir sin perro, pero no merece la pena” es una de las máximas de Marta Barrero, nuestra redactora especializada en formación, comunicación y publicidad.

  Anuncio

Adiestramiento de perros en Madrid

  Anuncio

  ¡Síguenos!

  Anuncio

  Anuncio

Asociación sin ánimo de lucro para el rescate y protección de galgos