En primer lugar, para criar, se necesitan dos ejemplares de la misma raza, (macho y hembra) sanos, adultos y correctos.

Clasificación

Antes de entrar en materia, podemos diferenciar tres tipos de criadores:

Los que se dedican a la cría de forma empresarial, y hacen de la cría su medio de vida.
Estos cradores necesitan tramitar un núcleo zoológico, que se solicita mediante una memoria ante el área de ganadería de las comunidades autónomas, y se concede siempre que las instalaciones cumplan una serie de condiciones, y previa inspección veterinaria. Al ser una actividad empresarial también requieren el alta de la actividad en Hacienda y en la Seguridad Social. Los criadores profesionales se dedican normalmente a la cría de una a tres razas, y utilizan un afijo (apellido canino) de la Federación Cinológica Internacional (FCI).
Los que se dedican a la cría de forma indiscriminada.
Estos segundos a veces utilizan un núcleo zoológico con criadero propio, y a veces recurren a las denominadas fábricas de cachorros de Europa del Este, que son lugares donde se producen masivamente cachorros, con dudosas garantías sanitarias y en condiciones precarias. Estos “señores/as”, (que no merecen el nombre de criadores), no suelen utilizar afijo, pues en muchas ocasiones los cachorros son originarios de otros países. Además la FCI prohíbe la cría en estas condiciones.
Los que crían por amor y dedicación a una determinada raza, sin ánimo de lucro.
Los terceros disponen en su mayoría de un afijo de la FCI, de núcleo zoológico, se preocupan de conseguir animales sanos física y mentalmente correctos y cuidan con especial dedicación a las madres y a los cachorros. Normalmente estos criadores profesionales se dedican a la raza sin ánimo de lucro, pues revierten los beneficios en el criadero, planifican las camadas, se preocupan de la mejora de la raza y ofrecen todo tipo de garantías sanitarias.

El núcleo zoológico

Un criadero, de conformidad con la legislación estatal y autonómica debe ser reconocido como núcleo zoológico y cumplir los siguientes requisitos:

imagen-facilitada-por-diego-lobezno

  • Estar autorizado por la administración competente.
  • Llevar un libro de registro de animales a disposición de las Administraciones competentes.
  • Disponer de buenas condiciones higiénico-sanitarias y de locales adecuados a las necesidades fisiológicas y etológicas de los animales que alberguen.
  • Disponer de comida suficiente y sana, agua y contar con personal capacitado para el cuidado.
  • Adoptar las medidas necesarias para evitar el contagio de enfermedades entre los animales residentes y del entorno y para guardar, en su caso, períodos de cuarentena.
  • Disponer de espacio suficiente para poder mantener aisladas a las hembras en el caso de que se encuentren en período de celo.
  • Contar con los servicios veterinarios suficientes y adecuados para cada establecimiento.

Los criaderos deben entregar los animales con las debidas garantías sanitarias, libres de toda enfermedad, y acreditarlo mediante certificado oficial veterinario.

Si además el criadero está especializado en una o varias razas debe contar con al menos un afijo de la FCI, para identificar su trabajo y sus camadas. Para entregar los cachorros con pedigrí hay que registrarlos en el Libro de Orígenes Español (LOE) de la Real Sociedad Canina de España.

Reglamento internacional de cría

imagen-facilitada-por-diego-lobezno

Este reglamento se aplica a todos los países miembros de la FCI. Según el cual, la cría sólo puede llevarse a cabo con perros de pura raza, con un carácter sano, una salud perfecta en términos de funcionalidad y herencia y registrados en un libro de orígenes o registro inicial reconocido por la FCI.

Los perros con faltas eliminatorias, como un temperamento agresivo, sordera o ceguera congénita, paladar partido, labio leporino, malformaciones importantes del maxilar o defectos pronunciados de los dientes, atrofia progresiva de la retina, los perros que padezcan de epilepsia, criptorquidia, monorquidia, albinismo, displasia severa de la cadera (después de haber sido examinados) o los perros con colores de pelo incorrectos no pueden ser utilizados para cría.

Se consideran comerciantes de perros y productores de perros en grandes cantidades (puppy farmers) las personas cuya actividad principal es comprar y vender perros con fines de lucro sin preocuparse por el bienestar individual del animal. Los comerciantes de perros y productores de perros en grandes cantidades (puppy farmers) no pueden criar bajo responsabilidad de una sociedad canina miembro de la FCI.

En cuanto a las montas, el reglamento de la FCI realiza, entre otras, las siguientes recomendaciones:

  • Se recomienda encarecidamente a los criadores y cuidadores de sementales determinar por escrito las condiciones en las que se efectuará la monta.
  • Se recomienda al responsable de la perra que la lleve al domicilio del macho ya sea personalmente o con una persona de confianza. En caso de que la perra permanezca varios días en casa del tenedor del semental, todos los gastos incurridos como alimentación, alojamiento, eventuales cuidados veterinarios así como los daños que la perra pueda ocasionar al criadero o al domicilio del tenedor del semental, van por cuenta del cuidador de la perra, lo mismo que los gastos del transporte de regreso de la perra.
  • El tenedor del semental se obliga a cubrir la perra solamente por el semental previsto. En caso de que el semental no realizase la monta, la perra no puede ser presentada a otro semental más que con el consentimiento del cuidador de la hembra.
  • En lo que concierne a la descendencia del semental, su dueño no tiene derecho, con respecto al dueño de la perra, a otras indemnizaciones más que las estipuladas en el contrato de monta. Sólo tendrá derecho a un cachorro si previamente se ha acordado.
  • Se deja la libertad al cuidador del semental, cuando la perra no ha quedado fecundada, de conceder una nueva monta gratuita en el siguiente celo o de devolver una parte de la indemnización obtenida por la monta.

fa054549344b7eb5a7834c6d40267586



  Sobre el autor

Diego Lobezno

Apasionado de los animales, criador especializado en Siberian Husky, blogger, youtuber, y en sus ratos libres imparte talleres de iniciación al Mushing para niños y para adultos.

  Anuncio

Adiestramiento de perros en Madrid

  Anuncio

  ¡Síguenos!

  Anuncio

  Anuncio

Asociación sin ánimo de lucro para el rescate y protección de galgos