Un pequeño-gran héroe. Quizá pueda ser una definición muy abreviada de lo que es un perro de rescate. Y es que, sin duda alguna, se han convertido en una gran ayuda en los equipos de rescate, siendo ya utilizados en todo el mundo en tareas de salvamento.

Hablando un poco de su historia, podemos situar a los suizos como pioneros en el entrenamiento de perros de rescate, sobre todo aquellos entrenados para rastrear y buscar personas sepultadas bajo los aludes. En la Segunda Guerra Mundial ya quedó clara la gran utilidad de los perros para este fin, quedando el pastor alemán como campeón en la búsqueda de personas sepultadas bajo los escombros de los bombardeos. A partir de 1954, escuelas como la alemana, la suiza y la americana entrenaron ya profesionalemente perros de rescate. En España tuvimos que esperar hasta la década de los 80 para contar con escuelas de perros especializadas en el rescate.

Entrenamiento y trabajo

Los perros de rescate se suelen utilizar en situaciones como:

  • Terremotos, buscando personas sepultadas bajo los escombros
  • Riadas, para búsquedas bajo el barro
  • Avalanchas, para accidentes en montaña
  • Búsqueda a campo abierto, de personas perdidas o secuestradas.

Los perros son piezas fundamentales para dar con esas personas en apuros. En el caso de los rescates acuáticos, los perros se utilizan más bien a modo de "flotador", es decir, para ayudar a personas caídas al mar a que se sirvan de un guía que los acompañe hasta la orilla o un lugar seguro. El entrenamiento para perros de salvamento terrestre es algo diferente. No se trata de "rastrear", como suele pensarse equivocadamente. En muchas de estas situaciones no existe un rastro dejado por la propia persona, por lo que es casi imposible encontrarlas por ese método. El entrenamiento realmente consiste en "ventear", es decir, oler el aire para poder encontrar cualquier olor de partículas humanas similar a la muestra que le enseñan. De ese modo, aunque no haya un rastro en el suelo, los perros de salvamento pueden distinguir un camino por el que encontrar a esa persona. No ve a la persona, pero sabe que sus partículas de olor están en algún lado ahí cerca, un auténtico trabajo a lo Sherlock Holmes!

Search and rescue dog Flickr

El entrenamiento no es tarea fácil, ya que les lleva unos dos años de duro entrenamiento contínuo para conseguir tener buenos y fiables resultados. El perro va aprendiendo en ese tiempo a asociar que la víctima es un premio que él tiene que encontrar y por lo que será recompensado. Por esa razón, no se les hace diferencia entre situaciones de entrenamiento y situaciones reales, por lo que el perro siempre dará el máximo de sí mismo para poder encontrar ese ansiado premio.

Es importante que ellos tengan la sensación de que es un juego, ya que así se divertirán y estarán encantados de poder ayudar. El "juego" consiste en que a la voz de su entrenador comenzará la búsqueda hasta que dé con el foco del olor, momento en el que tendrá que avisar a su guía con ladridos y sin moverse del lugar hasta que los equipos de rescate lleguen para comenzar con las operaciones. Todo un trabajo de responsabilidad y digno de admiración, verdad?

Perros válidos para el rescate

No existen razas determinadas que sean mejores o peores para los trabajos de rescate. Ni siquiera razas en sí, muchos canes de salvamento son mestizos, la raza no afecta en absoluto. Lo fundamental es que tengan un buen entrenamiento y estén bien cuidados.

Bien es cierto que hay algunas razas como el pastor alemán, pastor belga, labrador... etc. que por ser más fáciles de entrenar son más utilizados para estas tareas. También es el caso de perros de caza, que además destacan por tener desarrollado quizá un punto por encima de los demás su olfato, logrando resultados más rápidos.

Pero en general podemos decir que cualquier perro bien entrenado vale para operaciones de rescate mientras sea activo y rápido, además de poseer un buen olfato. No hay que olvidar que los perros "ven" con el olfato, así que demos gracias a esos "hociquillos" por toda la ayuda que nos ofrecen en esas situaciones, sin olvidarnos de sus compañeros - entrenadores, equipos perfectos que salvan miles de vidas en todo el mundo.



  Sobre el autor

Carol Rincón

Periodista, diseñadora gráfica y gatuna hasta la médula, entre otros vicios.

  Anuncio

Adiestramiento de perros en Madrid

  Anuncio

  ¡Síguenos!

  Anuncio

  Anuncio

Asociación sin ánimo de lucro para el rescate y protección de galgos