220px Plumaje de un perico australiano joven

Al igual que los humanos, los periquitos necesitan hacerse la manicura de vez en cuando. Para ellos es algo muy importante, ya que le asegura un buen agarre en ramas o palos. Además, las uñas demasiado largas pueden provocar artritis al periquito y otros procesos dolorosos a largo plazo.

Lo más importante es estar completamente seguros a la hora de hacerlo, ya que el más mínimo temblor de manos puede hacer que nuestro amigo emplumado no se vea muy seguro y ocasionarle algún corte involuntario. Si no nos vemos capaces, lo mejor es dejarlo en manos de un profesional. Pero si has respirado hondo y crees que puedes hacerlo, estos pasos te servirán de ayuda.

Cómo cortar las uñas

  • Elegiremos una zona tranquila y habitual para el periquito y colocaremos una toalla sobre una superficie. Después, humedece con un poco de alcohol un cortaúñas específico para aves.
  • Debemos coger al periquito suavemente y colocarlo en la palma de la mano bocarriba. Podemos hablarle, ofrecerle alguna golosina y tranquilizarlo para que él vea que todo va bien. También podemos envolverle en una pequeña toalla para evitar que se mueva, pero sin cubrir el pecho ni la cabeza para que no se sienta "cazado".
  • Mientras le sujetamos en la mano izquierda, colocaremos el pulgar o el meñique a modo de sujeción. Así, además de que él se sentirá más cómodo, nos ayudará a poder cortarle mejor las uñas.
  • Con el dedo anular, tendremos que sujetarle levemente la zona de la rodilla de la pata, para así evitar que la repliegue en el momento menos adecuado.
  • Una vez veamos que el pájaro está tranquilo, empezar a cortarle las uñas de muy poco en poco. Si nos fijamos podemos ver que en cada uña aparece una pequeña zona carnosa en su interior, ¡nunca tendremos que acercarnos a ella! Por lo que es mejor ir cortando poco a poco en vez de a grandes saltos. Cada vez que hagamos un corte, lo mejor será hablar a nuestro periquito y felicitarlo por portarse bien.
  • Cuando acabemos con una pata, seguir de la misma manera con la otra. Podemos ofrecerle un descanso y alguna golosina entre pata y pata para que no le resulte demasiado incómodo.

Algunos consejos

Lo ideal es cortarle las uñas una o dos veces al mes.

Las primeras veces es mejor ir cortando de poco en poco, en periodos cortos de 5 minutos o recortando una o dos uñas al día. De esta manera acostumbraremos al periquito al aseo.

Es recomendable al comprar el cortaúñas también adquirir algún tipo de astringente, por si cometemos algún error poder curar a nuestro amigo emplumado de la mejor manera posible.

El mejor momento para cortarle las uñas es después del baño, ya que son más fáciles de recortar y menos propensas a romperse.



  Sobre el autor

Carol Rincón

Periodista, diseñadora gráfica y gatuna hasta la médula, entre otros vicios.

  Anuncio

Adiestramiento de perros en Madrid

  Anuncio

  ¡Síguenos!

  Anuncio

  Anuncio

Asociación sin ánimo de lucro para el rescate y protección de galgos