Hemorragia

En general, un conejo no está tan expuesto a las enfermedades contagiosas como otras mascotas (perros, gatos...) Los conejos no suelen relacionarse con otros animales, no pasean por el parque, no olisquean heces …  De todas formas - y como cualquier ser vivo - nuestro conejo puede sufrir enfermedades que, en ocasiones, pueden ser muy graves. Como hemos hablado en varios artículos anteriores: "Prevenir es curar", por favor no lo olvidemos. Principalmente hay dos enfermedades víricas que pueden afectar a tu conejo y que puedes prevenir mediante la vacunación. Son la mixomatosis y la hemorragia vírica.

c0b46a083a2d8375cfa7a6ed42423e19

La Mixomatosis

La mixomatosis – también llamada tomatosis - es una enfermedad infecciosa producida por un virus que afecta a los conejos. Esta enfermedad se trasmite por la picadura de pulgas o mosquitos así que si tu conejo suele salir al exterior (terraza, jardín… ) es "casi" obligatorio que lo vacunes. Si no se trata adecuadamente, la mixomatosis es mortal: puede acabar con la vida de tu mascota en menos de 15 días.

Es muy peligrosa no solo por su carácter virulento, sino porque sus síntomas son muy poco visibles y no producen "alarma": el conejo se vuelve un poco apático, pierde algo el apetito, a veces aparecen ligeras tumefacciones en la piel… pero poco más.

Normalmente esta vacuna se administra dos veces al año, en primavera y en otoño, pero tu veterinario especialista en animales exóticos te indicará mejor la periodicidad en función de dónde vivas, si el conejo convive con otros animales….

La Hemorragia Vírica

La enfermedad viral hemorrágica es una enfermedad aguda, muy contagiosa, de elevada mortalidad y que afecta tanto a conejos domésticos como a silvestres. La Enfermedad Viral Hemorrágica también es una enfermedad producida por un virus. Presenta un elevado grado de mortalidad y afecta tanto a los conejos “mascotas” como a los conejos que viven en libertad. Esta enfermedad infecciosa afecta a los conejos adultos (mayores de dos meses de edad) y puede producir la muerte del animal en pocas horas. Esta enfermedad se puede contagiar por diversas vías: oral, respiratoria, fecal… Un conejo enfermo puede contagiar a otros en menos de 48 horas pero, además, un perro que haya consumido carne de conejo infectada, puede trasmitir la enfermedad a través de sus heces. Además de mantener una higiene escrupulosa en su jaula y entorno, la mejor medida de prevención contra esta contagiosa enfermedad es la vacunación periódica. Como en el caso de la mixomatosis, se aconseja vacunar dos veces al año, pero… déjate aconsejar por tu veterinario de confianza.

Reacciones a las vacunas

Como decimos, los conejos no son tan propensos a contagiarse de enfermedades como otras mascotas pero, aún así, algunas de las enfermedades o afecciones más comunes en los conejos domésticos - y para las que no hay vacunas - son las siguientes:

  • Acortamiento de la mandíbula inferior o superior: Es una enfermedad hereditaria que se caracteriza por un excesivo crecimiento de los dientes. Esta afección, si es muy pronunciada, impide que el conejo se alimente correctamente. 
  • Cáncer: la lacra de todos los animales (incluidos los humanos). Se estima que las conejas no esterilizadas tienen un 85% más de probabilidad de contraer cáncer de útero o de ovarios.
  • Catarro: puede producirse si la jaula del conejo está situada en un lugar excesivamente frío, ventoso, húmedo…. Los síntomas de un conejo acatarrado son muy similares a los nuestros: estornudos, moqueo, lagrimeo constante… 

Algunos síntomas que te pueden indicar que tu conejo está enfermo:

  • Come menos y adelgaza. 
  • Se le cae el pelo
  • Aparecen bultos o inflamaciones, por encima o debajo de la piel.
  • Tiene las mamas inflamadas o hinchadas.
  • Inclina la cabeza de forma extraña.
  • Sus heces son blandas o tiene diarrea. 
  • Tiene problemas para respirar, tos, estornudos….
  • Tiene la nariz pegajosa.
  • Le lloran los ojos. 
  • Se frota continuamente la nariz con las patas delanteras.

¿Sabías que...?

La mixomatosis se descubrió en Uruguay a finales del siglo XIX. En 1950 hubo un virus en Australia que mató a 500 millones de conejos en solo dos años.

La hemorragia vírica se detectó por primera vez en China en 1984. En 1988 ya había infectado y acabado con una gran cantidad de conejos europeos.

El conejo más viejo del mundo tiene 14 años. Se llama Georgey vive en Tewksbury, Massachusetts.

 


  Sobre el autor

Marta Barrero

“Se puede vivir sin perro, pero no merece la pena” es una de las máximas de Marta Barrero, nuestra redactora especializada en formación, comunicación y publicidad.

  Anuncio

Adiestramiento de perros en Madrid

  Anuncio

  ¡Síguenos!

  Anuncio

  Anuncio

Asociación sin ánimo de lucro para el rescate y protección de galgos