viajar-con-un-gato-en-avion

Los viajes en avión son siempre un poco estresantes, pero si además le añadimos el llevar una mascota ese estrés se puede multiplicar bastante. Para evitarlo nada mejor que prepararse un poco antes de salir. Para empezar hay que tener clara cuál es la normativa de la compañía aérea y del destino; es importante saber que normalmente las compañías low cost no aceptan animales (Easyjet, Ryanair, etc.) .

Para viajar por España no es necesario ningún documento, pero si tu destino es Europa necesitarás el Pasaporte de tu mascota así como una vacuna contra la rabia que date de más de un mes y menos de un año. Ambas cosas se las puedes pedir a tu veterinario y el coste total ronda los 60-70 €. Si tu destino está fuera de Europa los requerimientos pueden ser más complicados, en algunos lugares exigen la cuarentena del animal durante un tiempo, lo cual bajo mi punto de vista es de una crueldad tremenda, así que para evitar sorpresas lo mejor es informarse bien.

La manera más aconsejable de llevar a tu gato de viaje en avión es en cabina, yo personalmente descarto totalmente la bodega ya que no me quedaría tranquilo perdiendo de vista a mi mascota sin saber cómo la están tratando (y visto como tratan a las maletas normalmente...). De todos modos aclaro que la bodega esta climatizada y que en teoría es seguro llevarlos allí. Un detalle importante a tener en cuenta es que hay que pagar un exceso de equipaje por tu mascota, siendo el importe de este menor por el transporte en cabina que en bodega. En cualquiera de los dos casos te exigen un trasportín.

    • En bodega obligan a que sea rígido y no se pueda abrir con un golpe. 
    • En cabina hay un límite de dimensiones y el peso, siendo este último normalmente de unos 8 kilos animal incluido. 

De todos modos lo mejor es hablar con tu aerolínea y ellos te darán todos los detalles. Si te decides a llevarlo en cabina ten en cuenta que tendrás que pasar por seguridad con él, yo todas las veces que he viajado con mi gata la he sacado del trasportín y la he pasado en brazos por el arco de seguridad. Hubo una vez que un guarda en Francia me dijo que la podía dejar metida y pasarla por los rayos X, pero yo me negué, la caja metálica con rayos X no me transmite demasiada confianza, la verdad. Cabe destacar que esta parte del proceso es la que menos le gusta a Patuca (mi gata), ya que sacarla de la seguridad de su trasportín la estresa mucho; ya os podéis imaginar que hay que obligarla a salir, que se agarra a ti con todas sus fuerzas (cuidado con los jerséis) y que pierde como 2 kilos de pelo durante los 10 segundos que tardas en pasar el arco y volverla a dejar en su sitio.

70e4f6f15bc0ce9d446a625374d1777c

Una vez en el avión como mi trasportín no es muy grande lo llevo sobre las piernas todo el camino, sentado en la ventanilla y con la abertura mirando a la pared/ventanilla para que Patuca no se altere demasiado con el ir y venir de la gente y las azafatas; de vez en cuando la pobre suelta algún maullido pero acariciándola un poco se le pasa enseguida.

Otro tema que yo he probado para simplificar el viaje ha sido pedir un sedante suave al veterinario para que la gata viaje más tranquila, pero en mi opinión no funciona muy bien. Lo que le han dado no le ha llegado a dormir del todo, solo se queda medio grogui y tengo la sensación de que maúlla más y se siente más incómoda al no saber muy bien lo que está pasando. En los últimos viajes no se lo he dado y creo que el resultado ha sido mejor.

Además procuro que Patuca no coma nada desde el día antes de salir, así que le quito su comedero. Nunca me ha pasado, pero quiero evitar el riesgo de que se maree durante el viaje y podamos tener que limpiar un vómito en el avión.

Por último y por si os sirve de algo mi experiencia, yo procuro no llevar a mi gata en avión nada más que cuando es absolutamente necesario, si son pocos días y un amigo puede pasar a visitarla en casa o si puedo dejarla en una residencia lo prefiero; y es que ella no disfruta precisamente el viaje, yo estoy más tenso al tener que estar pendiente y encima el exceso de equipaje suele ser bastante caro. De todos modos si tenéis que viajar en avión con vuestro gato no os preocupéis ¡lo hace mucha gente y no es tan complicado!

Precios orientativos según compañía aérea.

Origen: elviajero.com

4a29d83c874a138aeadb618390ac4ea0



  Sobre el autor

Javier Carpio

  Anuncio

Adiestramiento de perros en Madrid

  Anuncio

  ¡Síguenos!

  Anuncio

  Anuncio

Asociación sin ánimo de lucro para el rescate y protección de galgos