Nuestros amigos de cuatro patas nunca dejarán de sorprendernos. Son como cajas de sorpresas. Siempre que las abres sale una cosa nueva, un día diferente por descubrir las mejores cualidades de nuestros mejores amigos. Los que tenemos la suerte de convivir con ellos, bien sabemos que nunca dejarán de enseñarnos lecciones muy valiosas pero también grandes cualidades que, a veces, guardan en secreto.

A pocos les sorprende que se haya comprobado científicamente que los perros son capaces de sentir celos o incluso que puedan intuir o detectar enfermedades. A la mayoría de nosotros, las evidencias empíricas nos sobran desde hace tiempo. Pero seguro que pocos de nosotros nos hemos planteado si nuestro fiel compañero es optimista o pesimista ¿verdad?

Sin ir más lejos, un nuevo estudio que ha realizado la Universidad australiana de Sydney ha confirmado que los perros pueden ser pesimistas u optimistas.

Optimista pesimista
La Universidad australiana de Sydney ha confirmado que los perros pueden ser pesimistas u optimistas

Así informaba el diario Washington Post basándose en la nueva teoría de dicha Universidad. El estudio se desarrolló con diferentes perros adiestrados para que tocasen un timbre con dos tipos de tonos disponibles. El primer tono significaba que recibirían leche y el segundo estaba asociado al agua.

Cuando los peludos habían aprendido el significado de los dos tonos distintos, se les proponían otros dos tonos nuevos y diferentes a los escuchados con anterioridad.

La sorpresa llegó con las diferentes reacciones de los animales. Los optimistas y persistentes continuaban tocando el timbre porque tenían la esperanza de que acabarían recibiendo su recompensa. De esta forma, lo intentaban con un pensamiento más positivo. En cambio, otro grupo de perros al ver que no había recompensa, dejaban de tocar el timbre sin intentarlo una vez más y con una visión más negativa.

Por otra parte, un profesor de la Universidad de Colorado (Estados Unidos), afirmó, en relación a este estudio australiano, que es posible que los canes que dejaron de buscar la recompensa puede que no sean pesimistas, sino, simplemente realistas.

Sea como fuere, lo que está claro y como muchos de nosotros ya sabemos, es que los animales tienen diferentes personalidades, diferentes visiones y distintos modos de enfrentarse a los retos.

Así pues, la investigación también destacó que los animales pesimistas son más eficaces para trabajar como animales de guía para las personas con algún tipo de minusvalía. En cambio, los perros optimistas encajan a la perfección en trabajo de rescate o búsqueda.

Sin duda, la inteligencia de nuestros peludos es innegable y como dice el refrán “No le digas al que tiene un perro lo que tu perro hace; el ya lo sabe. Pero tampoco se lo digas a quien no lo tiene porque no lo va a entender.”



  Sobre el autor

Cristina de Dios

Licenciada en Periodismo por la URJC y especializada en Marketing y Comunicación por la UCM, es una apasionada de los animales, en especial de los perros, por quienes lucha diariamente para lograr una mayor concienciación sobre sus derechos y un mayor respeto hacia todas las especies.

  Anuncio

Adiestramiento de perros en Madrid

  Anuncio

  ¡Síguenos!

  Anuncio

  Anuncio

Asociación sin ánimo de lucro para el rescate y protección de galgos