Se acerca el verano y los seres humanos ya pensamos en tumbarnos a disfrutar del sol y aprovechar el buen tiempo. Pero no somos los únicos que sabemos sacar provecho del veraneo, ya que la mayoría de los animales, incluyendo a nuestras mascotas, aprovechan también los rayos del sol. Eso sí, buscan propiedades beneficiosas que se desprenden del sol, ¡no el bronceado perfecto!.

641b76344e80f540be2d5e5f86d4e13b

En general, los animales buscan los beneficios del sol de la misma manera que nosotros pero de una manera mucho más dosificada. No suelen abusar, saben dónde está su límite y pasar de ahí a una exposición prolongada puede resultar problemático. Eso sí, un buen baño de sol proporciona una vitamina que es fundamental para el desarrollo de nuestro organismo: la vitamina D.

¿Qué supone la vitamina D para los animales?

Esta vitamina juega un papel importante en la salud de los animales, y derivan muchos beneficios. La vitamina D se produce en la piel después de una exposición a la radiación ultravioleta del sol.

Es la encargada de regular los niveles de calcio y fósforo en la sangre, lo que la convierte en un pilar fundamental para la formación y desarrollo de los huesos. Juega un papel muy importante en el crecimiento, ya que la carencia de dicha vitamina puede provocar raquitismo. Eso sí, tampoco conviene abusar, ya que un exceso de la misma podría conllevar diversas afecciones, como por ejemplo la osteocondrosis en muchos mamíferos.

Por otro lado, la vitamina D también mejora el sistema inmunitario, ya que provoca un aumento de las proteínas encargadas de defender el organismo. Se ha demostrado que unos baños de sol en su justa medida pueden ayudar a paliar algunas enfermedades como por ejemplo la tos de las perreras en los canes.

También ofrece otros beneficios para la salud, como en la tonificación muscular y ayuda a controlar la tensión y el estrés. Por lo tanto, siempre es beneficioso que nuestra mascota tome el sol, aunque eso sí, siempre con medida y precaución.

¡Peligro! Demasiado calor

Como hemos visto, el sol suele ser beneficioso para los animales, pero ¡todo en su justa medida! Nosotros podemos refrescarnos con un abanico, o tomando una bebida bien fresquita, pero ellos no pueden ir al chiringuito siempre que quieran.

990e40fdbe7df26b3bf2f5d669def260

Los animales tienen muchas y diferentes formas de refrescarse. El cuerpo humano produce sudor para regular la temperatura, pero muchos animales no sudan de la misma manera que nosotros y tienen otros métodos de regulación. ¡Veamos algunos ejemplos!

  • Perros: todos hemos visto a nuestra mascota canina con la lengua fuera, y es que es la manera que ellos tienen de regular su temperatura. Se refrescan jadeando, logrando bajar su temperatura corporal. También sudan, pero solo por las glándulas merocrinas, situada en la planta de sus patas.
  • Gatos: el principal sistema de refrigeración que tienen es su lavado diario. Al lavarse, la saliva les refresca y reduce su temperatura. También jadean a veces, aunque en casos muy extremos de calor.
  • Caballos: este es uno de los casos especiales del mundo animal, ya que ellos sí que sudan de la manera que nosotros lo hacemos. Después de un buen entrenamiento, se puede observar como el caballo acaba empapado en sudor, ¡y literalmente! Porque un caballo puede perder unos 15 litros de agua al realizar ejercicio, ¡el equivalente a un acuario pequeño!
  • Aves: para mantenerse frescos suelen agitar su plumaje para así regular su temperatura. Si además les facilitamos una bañera donde poder darse un pequeño chapuzón, no dudará en aprovecharla.

Animales de sangre fría

Algunos animales como los reptiles o anfibios necesitan el sol de una manera muy determinante comparados con mamíferos u otras especies. Para ellos el calor de los rayos del sol les produce un aumento en la temperatura corporal. Además, absorben la energía térmica, lo que les ofrece un mayor impulso para cazar o simplemente facilitar una digestión algo pesada. 

2bf290cbbee598025018cea347b9f231

Pero para ellos una exposición demasiado prolongada también puede suponer la muerte. Por ejemplo, muchos lagartos que viven en zonas desérticas, aprovechan tan solo los primeros rayos de luz del día para hacer acopio de energía solar. Después cazan y vuelven a sus escondites o madrigueras antes de que el calor sea demasiado intenso. Si recibieran demasiada luz solar, acabarían deshidratados.

Así que ya sabéis, este verano a disfrutar del sol con vuestra mascota pero con cuidado. Unos consejos:

  • Evitad las estancias prolongadas al sol, sobre todo en las horas más fuertes del día, y mucho menos exponerle a un ejercicio demasiado duro.
  • No dejéis a los animales dentro de los coches, ni siquiera con las ventanas abiertas ya que apenas reduce la temperatura del coche. Tened en cuenta que dentro del habitáculo a pleno sol se pueden alcanzar ¡más de 50 grados!
  • Poned siempre a disposición de vuestra mascota agua en abundancia y zonas de sombra.

...¡y a disfrutar del buen tiempo!

Sabías que...?

Los huevos de las ranas son de color oscuro por arriba y claro por abajo. Con esto aprovechan más el calor del sol para desarrollarse más rápidamente y eclosionar antes.



  Sobre el autor

Carol Rincón

Periodista, diseñadora gráfica y gatuna hasta la médula, entre otros vicios.

  Anuncio

Adiestramiento de perros en Madrid

  Anuncio

  ¡Síguenos!

  Anuncio

  Anuncio

Asociación sin ánimo de lucro para el rescate y protección de galgos