El órgano de la visión es, quizá, el que más evoluciones ha sufrido a lo largo de la historia del Reino Animal. La visión del ser humano es compleja, evolucionada, pero… ¿Son nuestros ojos los órganos visuales más complejos del mundo? Todos los enamorados de los animales sabemos que existen especies con unos ojos mucho más fascinantes que los nuestros. Geckos, Tarseros, Libélulas, Calamares, Moscas…y, cómo no: Iguanas y Camaleones. Hoy vamos a hablar de las particularidades de la visión de estas dos mascotas: Iguanas y Camaleones, pero antes….

¿Qué es el "ojo"?

ojo-de-camaleon

En palabras simples, podríamos definir el ojo como el órgano sensible a la luz que permite la visión de algunos seres vivos. La función del ojo es traducir las vibraciones electromagnéticas de la luz en un determinado tipo de impulsos nerviosos que se transmiten al cerebro. La complejidad del ojo humano y de muchas otras especies de animales es absolutamente increíble. Han tenido que pasar miles de millones de años de evolución y de selección natural (¿recordáis a Darwin?) para llegar a los complicados órganos de visión que ahora estudiamos en la naturaleza y nuestro entorno.

¿SABÍAS QUE…?

El ojo más simple que podemos encontrar en la naturaleza lo poseen unos organismos unicelulares del género Euglena. Tienen un pequeño orgánulo en un extremo de la célula que no forma imágenes, pero es capaz de saber si hay luz o no.

 

La Iguana y sus tres ojos

Este saurio fascinante - que nos recuerda a los dinosaurios del pasado - tiene una visión excelente y puede ver formas, sombras y movimiento a grandes distancias. Pero lo que más nos llama la atención de este reptil es la presencia de un tercer ojo: el ojo parietal. El ojo parietal, ojo pineal o glándula pineal es un órgano visual situado en la parte superior de la cabeza de ciertas especies de lagartos. Este rudimentario ojo no es capaz de formar imágenes, pero es muy sensible a la luzy sus variaciones es decir: detecta la presencia de luces, sombras y, muy importante, movimientos.

¿SABÍAS QUE…?

El tercer ojo de la iguana es su "alarma personal" le sirve para detectar a los posibles depredadores que la amenazan desde arriba.

Los ojos de las iguanas no solo les sirven para ver, también son una herramienta de comunicación. Por ejemplo:

  • Una iguana que contrae las pupilas dejando solo una fina línea negra nos comunica que está muy asustada, nerviosa o preocupada. Ha detectado una amenaza en su entorno y está "al acecho".
  • Si miramos a los ojos a una iguana y esta cierra despacio uno o los dos ojos, quiere decir que "nos tolera" y que no nos considera una amenaza.
  • Una iguana feliz - al sol, acariciada…- cerrará dulcemente ambos ojos y los abrirá solo de vez en cuando.

 

Camaleón: los ojos más desarrollados del Reino Animal

b52cd05e1b48812b24dd40a0c0786984

Los órganos visuales de nuestros amigos los camaleones son los más desarrollados del Reino Animal. Pueden mover sus ojos 180 grados en eje horizontal y 90 grados en eje vertical. Además cada uno de sus ojos puede moverse independientemente, por ejemplo, uno puede mirar hacia un lado y el otro hacia arriba. La combinación de estos dos factores hace que la visión de nuestro camaleón llegue a alcanzar los casi 360 grados (tienen un único y pequeño punto ciego justo detrás de su cabeza). Como hemos dicho, el camaleón disfruta de una visión doble: un ojo ve unas imágenes y el otro captura imágenes diferentes. Estas dos imágenes llegan a su cerebro de forma independiente ofreciéndole, así, dos imágenes distintas de su entorno y de sus posibles presas o amenazas. Todos sabemos que el camaleón utiliza su rápida lengua para capturar a su presa, pero antes debe "verla" ¿no? Cuando uno de los ojos del camaleón localiza a su presa, el cerebro manda una orden al otro ojo para que, rápidamente, mire al objetivo. En el momento en que el camaleón enfoca la visión con ambos ojos, las imágenes captadas se superponen y la visión se convierte ahora en "binocular". Este tipo de visión permite al camaleón calcular la distancia hacia su presa y, lógicamente, lanzar su tremenda lengua directamente al objetivo.

¿SABÍAS QUE…?

No te fíes nunca de que un camaleón tenga los ojos cerrados. Sus párpados son capaces de cubrir casi totalmente sus enormes ojos, dejando una pequeña abertura indetectable que les permite buscar su desayuno sin llamar la atención.



  Sobre el autor

Marta Barrero

“Se puede vivir sin perro, pero no merece la pena” es una de las máximas de Marta Barrero, nuestra redactora especializada en formación, comunicación y publicidad.

  Anuncio

Adiestramiento de perros en Madrid

  Anuncio

  ¡Síguenos!

  Anuncio

  Anuncio

Asociación sin ánimo de lucro para el rescate y protección de galgos