¿Por qué?

Generalmente, el tener una mascota es por capricho, un regalo que alguien nos ha hecho, lo hemos encontrado en la calle o porque decidimos compartir nuestra vida con ellos… Pero, ¿realmente hemos pensado las consecuencias que conlleva tener una mascota y si realmente estamos dispuestos a asumirlas? No hay que olvidar que algunas mascotas pueden estar contigo 10, 15 o 20 años y en el transcurso de vuestras vidas pasaréis buenos y malos momentos, como pueden ser accidentes y enfermedades.

Mascotas y niños
Mascotas y niños

¿Para qué?

Si quiero una mascota para que me haga compañía y dar paseos puedo elegir un perro, si no me gustan los paseos quizás nuestra mejor opción y cada vez más extendida en Europa es el gato, pero no a todos nos agradan los gatos, por lo que tenemos más opciones, el hurón es un animal muy inteligente, que hace compañía, necesita que lo soltemos a diario para hacer ejercicio por la casa y jugar. Las aves, tanto canarios, periquitos, loros, agapornis o inseparables, están en jaulas, se hacen notar con su canto o hablando y necesitan menos cuidados que un perro o gato. Si tenemos hijos y quieren una mascota lo mejor es comenzar con un hámster o una tortuga, así aprenderán a tratarles con cuidado y la responsabilidad que conlleva. Por el contrario, si nos gusta otro tipo de animales, podemos optar por una iguana, serpiente o araña, animales que necesitan cuidados más específicos.

¿Tengo tiempo?

Perros, gatos, hurones… Todos los animales de compañía necesitan TIEMPO y no podemos ignorarlos porque lleguemos cansados o estemos ocupados. Nuestras mascotas necesitarán cuidados básicos como es comida, agua, ejercicio, vacunas, cariño y compañía cada día de cada año de su vida.

Feliz
Alimentación feliz

¿Puedo permitirme económicamente tener una mascota?

Si adquirimos una mascota tenemos que proporcionarle alimento a diario, agua, vacunas, desparasitaciones, tierra, arena, cuidados para la higiene y tener en cuenta que de un día para otro puede enfermar, en ocasiones será un simple resfriado, pero otras puede ser una enfermedad más difícil de tratar y a veces de por vida, cuyo coste  puede ser elevado.

¿Puedo tener una mascota en mi casa? ¿Qué problemas puede ocasionar?

Hay urbanizaciones o comunidades de vecinos que no permiten mascotas, o tienen restricciones respecto a ellas, por lo que hay que informarse bien antes. Si no hay problemas en éste aspecto, lo siguiente a tener en cuenta es el espacio que tenemos en casa, ya que tanto perros como gatos necesitan moverse y tener cierto espacio, en especial los gatos, ya que al contrario de los perros no suelen salir a la calle a pasear y la falta de espacio puede ocasionar problemas de conducta en gatos activos.

Otra cosa que debemos tener en cuenta es que los gatos pueden arañar los muebles, sofás, etc… por lo que es recomendable que desde el primer día disponga de un rascador y le enseñemos a usarlo.

Si adquirimos un cachorro debemos tener muy claro que hará sus necesidades en casa, ya que al no tener las vacunas puestas no pueden salir a la calle.

¿Todos los miembros de casa están a favor?

Antes de adquirir una mascota debemos hablarlo con las demás personas de casa y hay que tener en cuenta la salud de la familia, como personas alérgicas, la presencia de niños pequeños o mujeres embarazadas que son un grupo de riesgo si tienen contacto con las heces de gato. El problema de salud de algún miembro o la no conformidad puede llevar a la decisión de abandonar a nuestra mascota.

¿Es el mejor momento y tus hábitos de vida son adecuados?

Aquí debemos plantearnos el presente y el futuro, ya que nuestra mascota vivirá durante años, y si tenemos poco tiempo porque estamos estudiando, trabajando, viajamos mucho… nuestra mascota no puede estar todo el día solo, ya que puede originar problemas de ansiedad, estrés, etc… La elección de nuestra mascota debe ir adecuada a nuestra vida.

Me voy de vacaciones… ¿Qué hago con mi mascota?

Hoy en día hay muchos alojamientos que aceptan animales, pero en caso que no podamos llevárnoslo podemos recurrir a amigos, vecinos o familiares. Si ésta opción no es posible podemos mirar una residencia de mascotas que haya por la zona donde vivimos, suelen cobrar por día de estancia y a veces hacen descuento.

¡¡Está decidido!!

Has decidido seguir adelante en la elección de tu mascota, ¡Felicidades! El primer lugar al que puedes acudir es a la perrera y la protectora, ya que es donde van a parar todas las mascotas de dueños irresponsables que no pensaron las consecuencias antes de tenerlos.



  Sobre el autor

Marta Barrero

“Se puede vivir sin perro, pero no merece la pena” es una de las máximas de Marta Barrero, nuestra redactora especializada en formación, comunicación y publicidad.

  Anuncio

Adiestramiento de perros en Madrid

  Anuncio

  ¡Síguenos!

  Anuncio

  Anuncio

Asociación sin ánimo de lucro para el rescate y protección de galgos